Saudade, por los antiguos caminos de Portugal

Saudade, expresa un sentimiento afectivo primario, próximo a la melancolía, estimulado por la distancia temporal o espacial a algo amado y que implica el deseo de resolver esa distancia. A menudo conlleva el conocimiento reprimido de saber que aquello que se extraña quizás nunca volverá.

Y tras el confinamiento quizá extrañemos aquella libertad que nos llevó a cruzar fronteras, atravesar países y recorrer los más bellos rincones del mundo con la convicción de que sería eterna. Para este año tan diferente mi cabeza quiere recuperar un poco lo que eran los viaje de hace más de 30 años…pistas de tierra, carreteras secundarias y siempre disfrutando del camino y de las gentes que se van cruzando a lo largo del mismo… en definitiva, saborear un viaje sin prisas con una moto de más de 32 años.

75231754_2565263480178485_4904434622865080320_o

De ahí que haya decidido hacerlo con una de las motos de mi garaje que me marcaron de adolescente, una preciosa Ténéré bifaro azul y amarilla de 1988 que evocaba a viajes legendarios por desiertos de arena en busca del árbol perdido del Ténéré y cuyo póster junto con el de la África Twin adornaban las paredes de mi habitación. La idea es recorrer Portugal de norte a sur atravesando montañas, asomándome a sus laderas y acampando en las orilla de sus ríos. Un precioso viaje de 2.000 km mezclando pistas de tierra y carretera que me llevará a saborear la esencia de lo que es viajar en moto viendo pasar la vida. Un camino muy personal hacia el sur que por la circunstancias actuales (Covid 19) sin duda será muy especial e irrepetible.

«Añorar el pasado es correr tras el viento»


Posted in Viajes by with no comments yet.